Seleccionar página

Cuidados con las Excusas

Éxodo 3:11-22

Introducción:

Las excusas surgen porque queremos evadir alguna responsabilidad frente a cierta situación que nos causa incertidumbre o simplemente no queremos asumir ninguna compromiso frente a algo.

Las excusas pueden ser el producto de temores a no cumplir o sentirse incapacitado para una labor. También las excusas pueden ser cuando no hay interés o compromiso para servir a Dios o a otros.

Hubo un tiempo en  la vida de Moisés, quien al momento de ser llamado por Dios argumento cuatro excusas que obviamente para Dios no fueron validas, puesto que Él le tenía la solución a cada una de ellas.

Recordemos que en Éxodo capítulos 3 y 4, Dios y Moisés sostienen una conversación sobre la desesperación de los hebreos por la esclavitud en Egipto durante 400 años. Dios le muestra el plan para sacarlos de la esclavitud sin embargo, Moisés se excusa ante Dios para no realizar la tarea que El  estaba poniendo en sus manos.

Excusarnos para no servir a Dios nunca estorbara los planes y propósitos de Dios.

Proposición: El excusarnos ante el llamado de Dios en perder el privilegio de recibir la poderosa bendición de servir en su Reino.

La primera excusa fue su prejuicio personal:

En Éxodo 3:11 Moisés le dice a Dios que él no era nadie importante para hablar ante el faraón. Esto es muy común cuando Dios nos llama, resultamos diciéndole: Dios yo no puedo servirte porque tengo que hacer una vida primero estudiar y ser alguien; o, Dios yo no puedo ser quien tu escogiste porque no soy lo suficientemente preparado para ir en medio de esas personas influyentes. No es algo nuevo ¿verdad?

Frente a esto Dios respondió a Moisés (Éxodo 3:12) yo iré contigo y la muestra seria la libertad. Lo que nos dice Dios es que ira con nosotros y nos dará la libertad de cualquier prejuicio. Cuando Dios está con nosotros nada ni nadie nos podrá hacer frente.

Nadie está preparado para servir al Señor. Cuando Él nos llama, él nos capacita para la tarea que nos ha encomendado.

Quizás nuestras vidas están llenas de prejuicios que son  como fantasmas que en realidad no vemos. Echemos fuera todo lo que nos impida servir a Dios con compromiso y dedicación.

La segunda excusa fue el temor frente a las opiniones de la gente:

Moisés dijo a Dios: “Ellos no me creerán“.

En Éxodo 4:1 notamos como Moisés le expone a Dios su miedo frente a las opiniones de las personas. Esto es claro y nos sucede también.

Dios le dio a Moisés señales de Su poder en Éxodo 4:2-8, lo que quiere decirnos Dios es que Sus señales irán delante de nosotros y justificara el llamado de Dios para servirle ¡Amén!

Dios se glorifica siempre en nosotros. Somos instrumento de Dios y Él nos usa para trasmitir su voluntad al mundo.

Las gentes siempre van a emitir criterios, unos negativos y otros positivos.

Ej. La persona que todo lo que se hace está mal, solo lo que él hace sirve.

Recordemos que nuestro mayor compromiso de servir no es con el  hombre, es con Dios y su obra.

La tercera excusa fue su inexpresividad:

En Éxodo 4:10 Moisés le dice a Dios que no sabe hablar ni antes ni ahora; muchas veces nos sucede de igual manera, decimos que no estamos listos para hablar las maravillas de Dios por la timidez, nos falta gracia o no estamos listos.

(Éxodo 4:11-12) Dios le mostró la soberanía sobre su vida, y lo que Él hace con las personas que elige; lo que quiere decir que Él nos dará la herramienta para expresarnos ya sea que nos permita prepararnos un tiempo; y si no, no temamos.

Dios es fiel y justo y nos enseñara cada cosa que debamos decir. Recuerde que nosotros tenemos autoridad en cada cosa que decimos, la palabra de Dios que sale de nuestra boca tienen autoridad. No  crea las cosas que vienen a su mente que lo detienen.

La cuarta excusa es que otro lo puede hacer mejor que él:

Esta expresión es muy común.

En Éxodo 4:13 vemos como Moisés insiste en no servir a Dios, no sabemos que estaba pensando pero supongo que no sentía aún confianza en lo que Dios haría por medio de él, y es así que le pide a Dios que envié a otro y esto puede sucedernos.

En Éxodo 4:14 vemos cómo reacciona Dios al respecto, se enoja, y aún así le envió a su hermano como ayudante.

Dios no va a limitar Su propósito por nuestros temores, tenga en cuenta que si Él nos quiere usar, en Su momento lo manifestara y nos capacitara para la tarea.

Todo lo que hagamos por muy pequeño que sea, si lo hacemos de corazón y como para el Señor, siempre será una gran bendición.

Conclusión

No sigamos huyendo del plan de Dios. Usted está aquí hoy y esto no es una casualidad, es un propósito de Dios, y usted está siendo llamado. ¡No tema!

Confié y mire todo lo que Dios hizo a través de la vida de este hombre, seguramente Dios le usará de gran manera y solo hay que disponerse.

No crea  que es incapaz, Dios capacita, no crea que no puede, Dios nos da las fuerzas suficientes para seguir adelante, no crea que está solo, Dios nos ha prometido estas con nosotros todos los días hasta el fin. No se desanime, en Dios somos más que vencedores.

© Jose Duanys Gutierrez. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones.. Mensajes Cristianos